RSS

62 VILLANUEVA DEL TRABUCO: AL COMPÁS DE SUS CIEN CAÑOS

martes, 15 de junio de 2010

Villanueva, nueva villa. Villanueva del Trabuco. Trabuqueña de armas tomar al menos en su escudo de ínfulas guerreras. Villanueva del Trabuco que posee más de cien caños de aguas cristalinas. Villanueva, cuna que mece los primeros pasos del río Guadalhorce, que lo alienta, que lo nutre y sustenta. Trabuqueñas las sierras Gorda y de San Jorge que templan los rigores del verano. Villanueva del Trabuco, confluencia de comarcas y frontera de provincias... Así se juntan en sus fronteras Granada y la Axarquía, la comarca antequerana y el corazón de Nororma... Villanueva del Trabuco, trufada de olivos. Nueva villa trabuqueña, Villanueva.

Villanueva del Trabuco y la comarca nororiental de Málaga

Suaves colinas ondulan como marinas olas colmadas de olivos. Estos se asemejan a las espumas y los campos de cereal las lisas láminas de agua de los mares embravecidos. El paisaje se encuentra acotado por las sierras de áridos picos grises. Es un paisaje de amabilidad engañosa. Con la aproximación nos percatamos de que las colinas nos son tan suaves y que alcanzan alturas considerables en su delicado vaivén. Y con la protección de este paisaje ondulante, que cambia de amarillos a verdes y de verdes a ocres dependiendo de los caprichos de las estaciones, destaca Villanueva del Trabuco por su blancura inmaculada. Curiosa la historia de este paisaje y de su paisanaje. Aunque la presencia humana parece probable desde tiempos de la prehistoria, así lo constatan los restos arqueológicos encontrados en las inmediaciones, las tierras colindantes de Villanueva del Trabuco permanecieron despobladas durante muchas décadas, convirtiéndose en guarida de alimañas. Las tierras estaban vírgenes, sin roturar, y fue el rey Carlos III quien impulsó su repoblación. Los vecinos de las poblaciones más próximas no quisieron acudir por miedo a dichas alimañas y por considerar que las tierras de cultivo se encontraban muy lejos de sus hogares. Carlos III, vista la situación, decidió repoblar la comarca con colonos extranjeros, así que los primeros habitantes de la zona fueron flamencos y alemanes, que crearon una nueva villa, llamada Villanueva del Trabuco.

La llegada y la plaza de España

Hemos accedido a VVAA del Trabuco desde la carretera de VVAA del Rosario, municipios colindantes y con historia común. Accedemos hasta el centro de la ciudad por la calle principal y estacionamos en el desvío que nos dirige, a la izquierda, hacia la iglesia. Sin mayor problema, estacionamos. Tras pertrecharnos con el bloc de notas y la cámara de fotos, dirigimos nuestros pasos hacia la iglesia de Nuestra Señora de los Dolores por una serie de calles más o menos estrechas, siguiendo sin quererlo y sin saberlo las estaciones penitenciales del vía crucis de Semana Santa. Y así nos encontramos con la plaza de España, presidida a su vez, por un moderno monumento en honor al municipio. Una plaza con historia, ya que con el paso de los años ha ido modificando su utilidad siendo mercado de abastos, escenario de la representación de la Semana Santa, altar para las celebraciones del Día del Corpus, parada obligada en la cabalgata de los reyes Magos de Oriente... En la actualidad, una escultura señorea en la plaza. Su autor, el artista hispano-brasileño Bernardo Caro Sánchez, la erigió en este emplazamiento como homenaje a sus padres, originarios de VVAA del Trabuco.

La iglesia y su plaza

Muchos de los balcones que se asoman a las calles trabuqueñas aparecen trufados de coloridas flores, de verdes discretos, de explosivos rojos, de límpidos azules... Continuamos calle adelante para, llegar hasta la plaza de la Iglesia. Es un espacio amplio y tranquilo, uno de sus lados da a la calle, otros dos, formando ángulo están configurados por casas y el cuarto por la portada de la iglesia y la entrada de una de la cofradías de Villanueva del Trabuco. La fachada del templo es espectacular, enhiesta y espigada, casi parece querer tocar el techo con su pináculo. En el año 1700 ya se hablaba de la existencia de una iglesia en VVAA del Trabuco, pero no fue hasta 1760 cuando se convirtió en parroquia con licencia para tener sagrario y pila bautismal, fue en este año cuando se cambió la veneración a Santa María Egipciaca por la Virgen de los Dolores. La puerta del templo se encuentra abierta, entramos. Contrasta el interior, e una sola nave y ciertamente austero, con la fachada espectacular. Sombra, frescor y cobijo. Dejamos atrás la iglesia y caminamos por la calle ya recorrida, un tramo de unos veinte metros. Giramos a la izquierda y nos adentramos en la plaza del Prado.

La plaza del Prado y la ermita de la Virgen del Puente

Centro neurálgico de Villanueva del Trabuco, la plaza del Prado es cruce de calles y caminos obligado en la localidad. En el centro de la plaza una hermosa fuente y el escudo de la localidad dibujado con brillantes adoquines. En el centro del escudo, el trabuco que da nombre al pueblo. En la página web municipal se cuenta una historia, más bien leyenda, del porqué de la existencia de este arma de fuego en el escudo: "Cuenta la leyenda, que existía una venta en un cruce próximo al pueblo, cuyo propietario, para proveerse de víveres se dirigía a Archidona. En sus continuos viajes era asaltado por los caminos y le robaban las mercancías, por lo que decidió comprarse un trabuco (arma de fuego), del que no se separaba ni a sol ni a sombra, de ahí, que cuando fue a Archidona decían “aquí viene el tío del trabuco”, posible origen del nombre de este municipio". No dejan de ser curiosas, tanto la historia como la presencia del trabuco en el escudo municipal. En torno a la plaza del Prado aparecen numerosas cafeterías y restaurantes. En una de sus esquinas, el ayuntamiento, casi frente a él un edificio multiusos con el hogar del jubilado, el gimnasio municipal, una sala de exposiciones y, tras ellos, el mercado de abastos. Cruzamos frente al edificio en dirección al cauce del Guadalhorce y nos cruzamos con una fuente de tres caños en la que nos resulta irresistible refrescarnos. Llegamos así hasta el río en cuya ribera nos saluda un pequeño parque. Junto al puente, la ermita. Es un edificación pequeño, coqueto, reducido pero que despierta gran devoción de los trabuqueños y trabuqueñas, en apenas diez minutos hemos visto acercarse a tres mujeres y persignarse ante la imagen de la Virgen de los Dolores.

El Pinar de los Villares y sus miradores

Regresamos hasta el coche para dirigirnos hasta el Pinar de los Villares, situado encima del barrio del mismo nombre, junto a la piscina municipal y siguiendo el camino del cementerio. Está indicado como "Mirador de los Villares" y no tiene pérdida. El pinar ofrece una serie de miradores desde los que contemplar el pueblo. Al fondo, las sierras, frente a nosotros el caserío, entre el caserío y las sierras, olivos y campos de cereal. Se pintan de blanco inmaculado las casas en contraste con el intenso amarillo de los campos. Destaca el pináculo de la iglesia al que casi podemos tocar alargando la yema de los dedos con la imaginación. Aromas de pino y de tierra húmeda, frescor mediterráneo, densa espesura de pinos que se sitúan como un balcón sobre el Trabuco. Rodeamos la piscina municipal y descendemos hasta el pueblo para tomar dirección Granada y dirigirnos al paraje de la Fuente de los Cien Caños. Pero antes, parada y fonda.

Parada y fonda: la comida

En el camino hacia la fuente de los 100 caños nos cruzamos con la Venta Asador El Cortijuelo. Nos lo ha recomendado un trabuqueño por tener en su carta especialidades tradicionales, y no mentía ya que hemos encontrado platos como porras, chivo y cordero a la brasa, gazpacho, morcillas caseras, pipirranas, etc... La carta es amplia, sus precios más que razonables, diríamos que económicos, y el servicio atento y amable. Nos sentamos en una de las mesas de su terraza exterior y pedimos: porrilla caliente con setas (3,90€), carne en salsa de almendras (5€), cordero troceado a la brasa (7, 90€), 2 cervezas, 1 botella de agua de un litro y medio y 1 café solo con hielo. Total: 22,20€. la porrilla caliente con setas se asemeja en textura a la porra antequerana, pero sin embargo está elaborada con una serie de verduras que le dan un color más oscuro, se acompaña de setas salteadas en su interior y se come con cuchara. Muy buena, curioso plato.

La Fuente de los 100 Caños

La Fuente de los Cien Caños dista apenas 10 minutos en coche desde El Cortijuelo. El camino transcurre entre lomas y cerros espigados de olivos, a la vera de las primeras estribaciones del río Guadalhorce. Nos adentramos así en un paraje repleto de olivos, de tierras oscuras y trigales amarillos. Salpican el terreno algunas ventas. Asciende y desciende el terreno con la presencia poderosa de las sierras a nuestra derecha. Pasamos el cortijo Marrillo y el cortijo de Los Lobos. Con cada curva de la carretera nos acercamos más a la base de las montañas. Tras cruzar el Guadalhorce nos encontramos con una indicación que señala, hacia la derecha, la Fuente de los Cien Caños. La carretera se transforma en una pista en buenas condiciones, transitable perfectamente por turismos. Nos sorprende, al llegar, la cantidad de gente que hay visitando la fuente, y es que es ciertamente curiosa. Pegado a la base de la montaña sobresalen unas hileras de caños superpuestos en dos o tres hileras, depende de la altura del emplazamiento. El sonido del agua cayendo es incesante, va más allá del murmullo para transformarse en un permanente y continuo soniquete. Salta, borbotea el agua y el aire próximo se atomiza en partículas blanquecinas. Uno, dos, tres, cuatro, cinco, seis, siete... hasta contra los cien que forman la fuente.

Despedida

El río Guadalhorce forma una pequeña vega tras su desembocadura en la fuente, una vega que se transforma en pequeño prado. Nos adentramos en él y desde aquí se nos ofrece una vista excelente de la sierra y de las lomas circundantes. Sólo hay que extender una toalla, tumbarse, mirar al cielo y dejar que la música fluvial que procede de los cien caños sirva de nana vespertina...

Enlaces de interés

Senderismo: La página web del ayuntamiento trabuqueño ofrece al visitante numerosa información sobre rutas de senderismo, rutas btt y rutas urbanas. Todas ellas se pueden descargar en formato pdf: la ruta de los nacimientos, la ruta de las eras, el sendero de los caños, la ruta de los jardines, etc...
Fiesta en el Trabuco: Los días 24 y 25 de agosto, Trabuco acoge la que se considera feria del ganado más importante en su género de toda la provincia, que se hace coincidir con la feria de agosto. Las celebraciones de la patrona del municipio, la Virgen de los Dolores se festejan el 15 y 16 de septiembre. Y no puede faltar la Semana Santa que en Villanueva del Trabuco tiene renombre, destacando el encuentro entre la Virgen y el Hijo que se lleva a cabo en Jueves Santo.
Enlaces de interés: Tomamos como referencia la página web del Patronato de Turismo de la Costa del Sol y la página web municipal, muy completa, de Villanueva del Trabuco. La información la completamos con la página de la Asoc. Para el Desarrollo de la Comarca Nororiental de Málaga.

Este blog queda abierto a los comentarios, anotaciones, opiniones que los navegantes deseen realizar. Nos vemos en El Color Azul del Cielo.

3 comentarios:

Begoña dijo...

Muy bonitas las fotos, en que por las nubes queda iluminada la zona que me parece es de cereal.
La fuente de los cien caños me gusta, me imagino su sonido,debe ser tremendo con cien caños.

nekane dijo...

Hoy,antes de pasar por Villanueva del Trabuco he ido por Pamplona a preparar los sanfermines que ya se van acercando.
Qué bien nos lo cuentas Isra,qué bien.
No me extraña que la Fuente de los Cien Caños sea muy visitada.Parece muy curiosa y el sonido...
Tenía ganas de ver algo de comidita y ya la he visto.Pena de no olerla y probarla.
Un beso,Isra.Eskerrik-asko por ilusionarnos otro martes más.

Seneca64 dijo...

Interesante reportaje que nos presenta nuestro amigo con su habitual calidad. Si queréis encontrar más detalles e información para vuestra visita, pasaros por el siguiente enlace que es completísimo en datos y recomendaciones. SAludos

http://www.trivago.es/villanueva-del-trabuco-115307/curiosidades