RSS

01 RONDA: LA PROFUNDA Y HONDA

martes, 14 de abril de 2009

Ronda, la profunda y honda que dice el acervo popular o la Ciudad Soñada como la definió el poeta Rilke. Ronda monumental y antigua que encandiló con sus encantos a Hemingway y a Orson Welles, entre otros. Ronda, ciudad de torería y relumbrón que se descubre ante el visitante como una plaza de visita obligada. Ronda, que se asoma a ese tajo impresionante que la divide, que la marca y que la define. Ronda de frío y de serranía, de bandoleros, caza y arte e historia entre sus calles y callejas, tras de sus esquinas. Ronda para pasearla.

Un desayuno contundente

Iniciamos el viaje desde la Costa del Sol por la sinuosa carretera que une San Pedro Alcántara con la ciudad. Muchas curvas, paraíso de moteros, muy frecuentada, no está demás dejar las prisas y conducir tranquilo y despacio, sin agobios, disfrutando de las montañas y cimas que la preceden, todo caliza y kárstico. A más o menos un kilómetro antes de llegar a nuestra meta se recomienda parar en Venta La Parrilla, un monumento al desayuno contundente y serrano que se necesitará para disfrutar de la ciudad con el estómago lleno y garantías de éxito. Toda una suerte de tostadas aparejadas con manteca colorá, con manteca blanca y acompañadas de zurrapa de lomo, o de chorizo, o de salchichón, o de surtido de paté, o de aceites y ajo para cargar pilas. Abstenerse vegetarianos y estómagos delicados. Todos estos surtidos se pueden coger y escoger directamente de un estante central. 2 Desayunos con tostada y manteca blanca con zurrapa de lomo y 2 cafés: 4,5 euros. Continuamos viaje.

Aparcar en Ronda - La Calle de la Bola

La ciudad de Ronda, dividida en dos por el Tajo, tiene un número importante de aparcamientos públicos a precios razonables y bien señalizados, pero siempre queda la opción de estacionar el vehículo en la calle. En la parte baja y el Barrio de San Francisco hay menos tránsito de automóviles, pero también menos sitios para aparcar. Si el coche se deja en esta zona conviene señalar que, después hay que subir una cuesta importante hasta llegar a la zona del Puente Nuevo como centro de la ciudad. Otra opción es estacionar en las cercanías de la calle Espinel, conocida como calle de La Bola. Más tránsito, más coches, pero en un par de vueltas se puede encontrar sitio con facilidad. Optamos por esta segunda posibilidad tras haber intentado la primera. Aparcado el coche en la calle Calvo Asensio, accedimos a la Carrera Espinel, conocida por los lugareños como Calle de la Bola "desde muy muy muy antiguo". Una calle ambientadísima, concurrida por vecinos y visitantes y plagada de tiendas de todo tipo, desde los típicos souvenirs con toro y folclórica hasta ferreterías de imposibles cachibaches y la tienda de juguetes El Pensamiento, un paraíso para las curiosidades y los juguetes fabricados de manera artesanal. En esta Carrera Espinel también encontramos la Plaza del Socorro con la iglesia de este mismo nombre y lugar idóneo para sentarse, ubicarse, abrir los planos y planificar. Si descendemos por "la Bola" nos encontramos de frente con la Plaza de Toros y una de las oficinas de Turismo de Ronda. No hay pérdida.

La oficina de turismo y el bono turístico

Ronda ofrece a través de sus oficinas de turismo la posibilidad de sacar un bono de dos precios distintos con el que visitar los centros municipales. El más económico, de 8 euros por persona (y que permite un ahorro de 6 euros si las entradas se obtienen por separado) incluye el Centro de Interpretación del Puente Nuevo, la Casa del Gigante, el Palacio de Mondragón, los Baños Árabes y el Museo de pintura de Joaquín Peinado. El más caro, de14 euros por persona (y que permite un ahorro de 10 euros) incluye además de los cinco anteriores el Museo del Vino, el del Bandolero y el Museo Lara. Optamos por el primero, ya que ninguna de estas dos posibilidades incluye la Plaza de Toros (cuya entrada hay que pagar a 6 euros) ni La Mina (4 euros por persona). Ojo a los horarios, en sábado, domingo y festivo los centros municipales ¡¡cierran a las 15:00 horas!!. En la oficina de turismo también tienen postales, expendedor de sellos y buzón de correos para enviar un recuerdo. Los bonos guardarlos con cuidado, tienen formato de credibus y pueden perderse entre los mapas, la cartera, las informaciones, la cámara de fotos y los folletos... Pertrechados de todo tipo de informaciones... Vamos allá, Ronda a nuestros pies... Puente Nuevo - Palacio de Mondragón - Museo Peinado - Casa del Gigante - Baños Árabes... Ese es nuestro itinerario en la mañana. Si se llega a Ronda sobre las diez de la mañana da tiempo a ver los cinco centros municipales antes de las tres de la tarde con cierta tranquilidad.

El impresionante Puente Nuevo

Asomarse al Tajo (apenas a 30 metros de la oficina de turismo) es asomarse al vértigo, al abismo de una ciudad partida en dos. Se observa el su fondo el agua verdosa del río Guadalevín desde más de cien metros de altura. Al norte, la sierra rondeña, al sur, las múltiples terrazas de los Jardines de Cuenca. ¿Cómo obtener la mejor instantánea del Puente Nuevo completo? Más adelante se detalla. Por de pronto hacemos uso de nuestro bono. Descendemos unas escaleras que nos llevan hasta el corazón mismo del Puente Nuevo, construcción cuya inauguración data de 1793 y que se tardó 29 años en construir. Sobre su ojo central hubo una cárcel, ahora un centro de interpretación donde se narra al detalle la construcción y reconstrucción del puente, las vicisitudes de Ronda para comunicar ambas partes del municipio y la estrategia arquitectónica que se siguió para poder salvar el desnivel del Tajo gracias al saber hacer de Martín de Aldehuela. La visita es instructiva, pero lo que satisface realmente es saberse en el interior de esa mole, de esa obra de arte de la arquitectura, saberse en el corazón mismo de la ciudad rondeña. Muchas fotos al norte, al sur, a las curiosidades, al fondo del Tajo...

El Palacio de Mondragón y, antes, la Puerta de los Molinos

La segunda etapa de nuestro viaje era el Palacio de Mondragón, situado a la otra orilla del Tajo, en la zona más antigua de Ronda conocida como La Ciudad y al que se llega en apenas 10 minutos andando. Cruzado el Puente Nuevo se toma la primera calle a la derecha, de renombre ilustrado a la sazón llamada Tenorio. Al final de la misma se encuentra el palacio. Diez metros antes de atravesar sus puertas pasamos por la Plaza de Mª Auxiliadora, con un pequeño jardín que da a la serranía y de la que se pueden tomar algunas instantáneas. De esta misma plaza un sendero de tierra y piedra (en buenas condiciones) desciende casi 80 metros en zig zag por la llamada Puerta de los Molinos hasta una pequeña explanada desde la cual poder sacar una foto completa del Puente Nuevo sobre el Tajo. En la bajada se emplean unos diez minutos, en la subida un tanto más, de quince a veinte. Las vistas merecen la pena pero no se aconseja bajar con niños y/o mayores si tenemos en cuenta que estamos al comienzo de la visita y aún queda mucho por recorrer. Desde la plaza de Mª Auxiliadora se llega al Palacio de Mondragón, que alberga el Museo de Ronda, un recorrido etnográfico sobre la historia y el paisaje rondeño. Un mapa completo e ilustrado sobre el pasado de la sierra, desde el neolítico (del que se reproducen algunas cabañas) hasta la época íbera y romana. Caben destacar sus patios, uno de ellos con las arcadas rojas que contrastan vivamente con el cielo azul. A través de una de sus puertas se accede a los jardines de Chef Chauen, recogidos del viento y en forma de balconada sobre la apertura del Tajo. Lugar ideal para descansar un tanto y dejarse embriagar por el perfume de los jazmines. Arrumbado por la corriente, conviene subirse los cuellos de la chaqueta.

El Museo Peinado, una de las más gratas sorpresas de Ronda

Muy cerca del palacio de Mondragón, apenas a cien metros y a cinco minutos andando por la calle Ruedo Gameros se encuentra una de las más gratas sorpresas de Ronda: El Museo Peinado. Discreto, elegante y con una colección extensísima de las obras pintadas por este discípulo aventajado y amigo de Picasso que fue Joaquín Peinado. Un museo delicado y blanquísimo, sin apreturas, con una sala de audiovisuales que sitúa el momento histórico y artístico de la obra de Peinado. El recorrido por el trabajo de este autor, sucesor de Cezanne, es impresionante, los bodegones y paisajes en acuarela, los falsos pasquines publicitarios, los estudios sobre el cuerpo femenino y los sorprendentes dibujos eróticos con explícitas escenas de sexo... Cabe destacar en su arquitectura la restaurada capilla, pintada en rojo intenso y blanco que se eleva casi diez metros y acoge la colección principal, asimismo no se pueden dejar de contemplar los artesonados mozárabes de algunas estancias (casi con toda seguridad de pino rojo). La entrada al patio, como muchos en Ronda, recogido y protegido por altos muros, está presidida por una fotografía de Peinado y Picasso en el que parece un descanso de alguna tarea artística. Merece la pena recorrer el museo, que antes fuera Palacio de Moctezuma, con tranquilidad y sosiego. La obra merece su tiempo y el edificio también. Ojo con la hora, recordamos que a las tres de la tarde cierran los recintos municipales en sábados, domingo y festivos.

La casa del Gigante

Frente a la puerta del Museo Peinado y en la misma plaza de san Juan Bosco, también plaza del Gigante, se encuentra la casa que lleva el mismo nombre, la Casa del Gigante. Una visita rápida, casi fugaz, en la que destacan, además de su patio interior, los restos nazaríes de las paredes, con yeserías y decoraciones florales. En su restauración se han incluido inscripciones metafísicas acerca del sentido de la vida como "Si de la tierra venimos, la Tierra entera es mi país. Y todos los mundos mis parientes son". Una visita malograda quizá por las sucesivas rehabilitaciones que pese a mantener la magia del recinto lo han despojado de contenido.

Camino a los Baños Árabes

Saliendo de la Casa del Gigante hacia la derecha y cruzando la calle de San Juan de Cádiz de Letrán se llega a una de las arterias principales de La Ciudad, la calle de los Museos, la calle Armiñán. Descendiendo por ella unos treinta metros se llega a la plaza de Abul Beka, donde contemplar el alminar de San Sebastián, antigua torre perteneciente a la mezquita de Ronda. Es fácil imaginar cómo desde aquella construcción el muecín llamaba a la oración a toda la parte baja de la ciudad. Siguiendo el camino por la Calle Armiñán dirección a los Baños Árabes, recomendamos tomar el callejón previo a la entrada al Museo de la Caza que desciende hasta el último recinto amurallado de Ronda, impresionante muro defensivo de la ciudad y que permitirá a los más pequeños revivir las luchas pasadas entre los ecos de gritos y espadas. Asomados a la Puerta de Cijara ya se vislumbran los baños árabes. Descendemos sin miedo hasta la parte más baja de la ciudad (aunque luego habrá que subir de nuevo). Desde el exterior parecen una nadería, un edificio casi excavado en la tierra con un juego de arcos que dan paso a una serie de tres bóvedas. Pero el interior muestra otra cosa bien distinta. Son los auténticos Baños Árabes, los Hamman. Son un prodigio de agua y de luz natural. En una de las salas ofrecen un audiovisual muy bien documentado en el que se detalla y explica el funcionamiento de la sala fría, la templada y la caliente y el sistema hidráulico que utilizaban los musulmanes para mantener de forma permanente el vapor de agua en ellas incluso en pleno invierno. Casi puede escucharse el rumor del agua portada desde el siglo XIII hasta el XXI. Las sombras juegan por entre las columnas gracias a un sinnúmero de lucernarias que proyectan la luz natural directamente desde el exterior. Según dictan las guías son los mejor conservados de la península ibérica. Al recinto de los baños propiamente dichos les acompaña uno mayor, de forma ajardinada que no se puede visitar y en el que imaginamos los usuarios de los mismos despacharían el tiempo antes y después de sumergirse en ese mundo de charla y niebla.

Hacia arriba, el Puente Viejo y los Jardines de Cuenca

Ascendiendo por la parte izquierda de la Iglesia de San Miguel se llega hasta uno de los puentes que cruzan el Tajo, el Puente Viejo, terminado de construir en 1616 y realizado sobre uno de los lugares menos distanciados del Tajo por su mejor y más fácil edificabilidad. A la izquierda del puente y unos escasos 20 metros se encuentra el Arco de Felipe V. Cruzado el Puente Viejo nos dirigimos hacia los Jardines de Cuenca, una serie de terrazas desde la que contemplar, entre otras la Casa del Rey Moro (que visitaremos por la tarde), el Tajo en toda su magnitud y el Puente Nuevo (desde la terrazas superiores se pueden sacar muy buenas fotografías completas del mismo). Pero quizá lo mejor de los jardines de Cuenca sea su rosario de bancos de piedra a la sombra de acebuches que permiten al viajero tomarse un respiro tras la subida y hacer acopio de planos y de planes. Desde las balconadas de los jardines se pueden contemplar innumerables detalles de las construcciones sobre el Tajo, escaleras que llevan a ninguna parte, miradores casi suspendidos en el aire, decenas de curiosos asomándose, osados reporteros gráficos... Es un lugar transitado pero tranquilo. Si ascendemos hasta la parte superior de los jardines una puerta nos indica la salida a la calle Los Remedios, donde se encuentra uno de los puntos cruciales de la jornada.

Parada y Fonda: Bar casa Moreno "El Lechuguita" y Daver

Tras una intensa mañana de pateo, caminata y éxtasis artístico llega el momento de recobrar fuerzas. Y he aquí, que tras recomendación de una buena amiga llegamos a "El Lechuguita", en la esquina de la calle Los Remedios. No diremos que pueden otorgarle una estrella en la Guía Michelín, pero es, sin duda, una de las tabernas más típicas, concurridas y económicas de Ronda. El Lechuguita es una bar de solera, poco frecuentado por turistas extranjeros y que destila la más pura esencia malagueña. A la hora de pedir, los camareros, siempre llamando y ojo avizor, ofrecen una pequeña carta en la que se incluyen todas las tapas calientes, frías y raciones. Cada tapa va acompañada de un número que se ha de tachar y entregar de nuevo a los camareros hasta el momento en que te llamen. El surtido abarca 57 tapas y 9 platos de cocina popular. La especialidad de la casa es una hoja de lechuga aliñá con aceite y vinagre que hay que tomar con cierta precaución por causa del rezume. Cita imprescindible con la cocina tradicional rondeña alejada de los platos contundentes del rabo de toro o las calderetas de caza. Así, para dos personas tomamos una mijita (nº23), albóndigas (nº1), masita moruna (nº20), lechuguita (nº14), magreta (nº17), tosta de jamón con roquefort (nº43), migas (nº22) y pringá (nº33), acompañada de cuatro cañas y un botellín de agua. La cuenta: 8 tapas, cuatro cañas y un botellín de agua = 8 euros. Comida económica, sabrosa y contundente cuando ya terciaban las cuatro de la tarde. Sólo un aviso, desde fuera parece que la taberna está cerrada. Como curiosidad, fijarse en la tabla de precios colgada en la pared tras la barra, es del año 1970... ¿cuánto costaba un vino?... Consultado a uno de los camareros, nos invita a tomar café en la confitería Daver, otro centro del arte culinario de Ronda, esta vez en forma de dulce y que se encuentra muy próxima, en la misma calle de los Remedios 6. Estupenda tarta de manzana y torrijas, acompañada de café e infusión, 7,94 euros. Retomado el impulso en la tarde nos queda por visitar la plaza de Toros y la Casa del Rey Moro, para terminar en la Alameda del Tajo contemplando el atardecer.

La Plaza de Toros

De sangre torera se tiñe la Plaza de Toros de Ronda. Podría ser esta una frase extraída de un cuento de Hemingway, pero es tan cierta como el edificio que alberga su albero. Es una de las plazas más antiguas y esa vida vivida se percibe en todos sus rincones, desde los más sombríos en toriles, hasta los más luminosos en el centro del ruedo. Se puede visitar de manera íntegra, pasear por sus tendidos a la sombra de las columnas, introducirse en los burladeros (estrechos), comprobar el funcionamiento de los toriles, las cuadras, el picadero y los corrales y fotografiarse mil y una veces emulando las poses más toreras al grito de ¡Eh, toro! (como la mayoría de los visitantes ante los ojos incrédulos de otros muchos turistas). Todo es albero y rojo en la plaza, se conserva exquisitamente y es de gran belleza arquitectónica. Si sólo fuera por esto, la entrada de 6 euros por persona podría resultar excesiva, pero el graderío de la plaza esconde el Museo de la Tauromaquia donde se explican los orígenes de la misma, el desarrollo histórico de los juegos de toros, la consagración del toreo moderno, etc, todo acompañado de trajes auténticos pertenecientes a Paquirri o a Antonio Ordóñez y la reinterpretación que algunos artistas modernos han dado a la fiesta de los toros. Además del Museo de la tauromaquia se puede visitar la Colección de Armas de Fuego Antiguas, en la que puede más la curiosidad que el interés histórico y la Real Guarnicionería. A la salida, en la tienda de la plaza se pueden adquirir todo tipo de productos toreros, desde monteras y capotes hasta mandiles y delantales con dibujos de traje de luces. La Plaza de Toros de Ronda es el segundo monumento más visitado de Málaga después de las Cuevas de Nerja.

Hacia la Casa del Rey Moro y el descenso a La Mina

Saliendo de la plaza de toros y cruzando el Puente Nuevo, descendemos por la primera calle a la derecha, la calle santo Domingo, donde a unos 40 metros se encuentra la entrada a la Casa del Rey Moro, que incluye los Jardines de Forastier y La Mina. 8 euros la entrada para dos personas. Y con La mina entramos en el terreno abonado a la leyenda. Una estrecha puerta conduce a un descenso de cerca de 200 escalones desiguales y un desnivel cercano a los 60 metros. Una cueva horadada en la misma roca de El Tajo permite descender hasta casi tocar el cauce del Río Guadalevín gracias al ingenio arquitectónico de los árabes. Es un monumento curioso y con algo de aterrador que más recuerda a una prisión que a una mina de agua que es para lo que realmente se utilizó. Oscuro, húmedo, con permanentes goteras y los escalones siempre mojados se desciende con cuidado agarrado a una baranda de hierro en poco firmes condiciones. Precariamente iluminado por luces artificiales y escasa luz natural que se cuela por las troneras, La Mina puede hacer las delicias de los más pequeños imaginando aquellas historias que hablaban de princesas y prisioneros cristianos. Es cierto que, una vez descendidos los cerca de 200 escalones, sobrecoge saberse situado en el cauce del Guadalevín con todo el peso del Tajo sobre esas bóvedas. Impresiona el sonido que hace el viento al discurrir sobre el cauce encajonado, sonido de tormenta furiosa. Después de bajar, toca subir. Y cansa. Cansa porque además de ser muchos escalones son casi todos desiguales. Tras la subida merece la pena descansar en los coquetos jardines realizador por Forestier, paisajista francés encargado también del parque de María Luisa de Sevilla. Tomamos aliento.

La Colegiata de Sta. María la Mayor y el Ayuntamiento

Subiendo por la calle Santo Domingo a la izquierda enfilamos la Calle Armiñán (donde se encuentra la mayor concentración museística de Ronda, pues en esta vía se hallan el Museo Lara, el Museo de la Caza, el del Bandolero y muy próximo el Museo del Vino) y dirigimos nuestros pasos hasta la plaza de la Duquesa de Parcent, donde se encuentra el Ayuntamiento de Ronda, la hermosísima Colegiata de Sta. María La Mayor (4 euros la entrada por persona) y el Santuario de María Auxiliadora donde Santo Dominguito Savio nos saluda con una frase aterradora "Antes morir que pecar".




Atardecer desde la Alameda y un olvido ¡La mano incorrupta de Sta. Teresa!


Rotundas suenan las campanas de las iglesias rondeñas anunciando la hora del atardecer. Caminamos despacio por la Calle Armiñán hasta el Puente Nuevo, desde que miramos el Tajo una vez más, de ahí, a través de los Jardines de Blas Infante y el Paseo de Orson Welles hasta la Alameda del Tajo. Con el escaparate natural de la serranía de Ronda bajo nuestra mirada nos sentamos en uno de esos múltiples bancos contemplando cómo el sol se desvanece tras los montes... Todo es apacible... Hasta que releyendo las informaciones, los folletos, los pasquines, las guías y las rutas echamos mano a la frente ¡¡La mano incorrupta de Santa Teresa!! Abandonamos la placidez y el merecido reposo del guerrero y a paso brioso nos acercamos hasta la próxima Iglesia de la Merced... Cerrada... La Iglesia comparte espacio con el Convento de la Merced, donde además de ver la mano incorrupta de la santa también se pueden adquirir las yemas de Ronda artesanas, dulce exquisito y bien apreciado por los golosos. El convento cierra a las 18:45, así que se puede dejar el descanso y el atardecer para después. De regreso por la Calle de la Bola hacia el lugar de aparcamiento del coche nos quitamos la espina clavada de las yemas. En muchas de las pastelerías rondeñas hay cajas, normalmente de dos tamaños, la pequeña a 4 euros y la grande a 8 euros. Nos despedimos así de Ronda, la profunda y honda, la ciudad soñada con la firma promesa de regresar y ocupar los espacios que hoy hemos dejado en blanco.

Recomendaciones y enlaces de interés

Dos recomendaciones para llevar consigo: Primera: Algo de ropa de abrigo, incluso en el verano, a última hora de la tarde refresca bastante y no es raro que las corrientes de aire de la Sierra traigan a la ciudad rachas de viento frío. Segunda: Llevar calzado cómodo y de suela gruesa. Ronda es una ciudad para caminar y muchas de sus vías son empedradas, así que se recomienda botas o zapatos de suela gruesa para no dañarse en exceso los pies.
Una recomendación turística: El bono turístico es muy práctico, supone un ahorro y te ayuda muy bien con la planificación de la visita. Se realizan descuentos muy ventajosos para jubilados, grupos y estudiantes.
Una recomendación gastronómica: El Lechuguita es un bar típico y curioso, pero si el visitante desea sentarse ante una buena mesa son numerosos los restaunrantes que ofrecen comida tradicional a buen precio y menús especiales de fin de semana a 10 euros. También está la opción de recorrer algunas tiendas gourmet de productos típicos, las hay en las proximidades de la Plaza de Toros y del Puente nuevo, y degustar algunas de las maravillas serranas (queso, jamón, caza) embutidas en un buen bocadillo.
Otra forma de ver Ronda: por 25 euros se puede alquilar una calesa de caballos y en un paseo de media hora por la ciudad antigua el chófer te lo explicará todo con detalle "buena atención, simpatía, conocimiento...mejor que un guía y más barato que en Sevilla"
Enlaces Generales: la página Turismo de Ronda es muy completa y aparece en español, inglés y alemán. En ella se concentra toda la información útil relativa a las visitas a Ronda, desde callejeros y bonos turísticos hasta una completa guía de restaurantes y alojamientos, ocio activo, turismo de aventura, etc. Otro de los enlaces que ofrece información muy detallada es la página web del Patronato de Turismo de la Costa del Sol, donde se realiza un importante recorrido por la historia y el arte rondeños y dónde se facilita gran cantidad de información práctica sobre cómo llegar desde casi cualquier punto de la provincia. Otras páginas a visitar son Ronda Net, Serranía de Ronda, Serranía Ronda o la programación de la emisora local Radio Ronda
.
Este blog queda abierto a los comentarios, anotaciones, opiniones que los navegantes deseen realizar. Nos vemos en El Color Azul del Cielo.

30 comentarios:

Anonymous dijo...

Estupenda descripción de Ronda para pasar un día en Ronda y no perderse nada. Los apuntes gastronómicos absolutamente imprescindibles. Muy bien. Yo humildemente me permito recomendar un hotel en Ronda para aquellos a los que un día les parezca poco o para aquellos otros que quieran disfrutar de un par de días de relax en un entorno privilegiado y tranquilo, con un trato excelente, familiar, rodeado de jardines, fuentes y una alberca reconvertida en piscina donde disfrutar de un desayuno abundante y completísimo o un gin-tonic después de comer leyendo un libro,,, en fin un sitio con "duende",,, se llama alavera de los baños y está pues eso, junto a los baños árabes.
Os dejo la página web por si es de utilidad a alguien:

http://www.alaveradelosbanos.com/

Un saludo y suerte a Israel en esta nueva andadura. Yo te seguiré

Ramón

Diego dijo...

Hola Chiquitín,
Nunca dejas de sorprenderme, ahora muy gratamente con tu nuevo proyecto. IM-PRESIONANTE, que decir coño, todo lo que haces lo haces bien y a lo grande, como tu, y te has currado un reportaje que ya muchos quisieran para ellos, un pequeño detalle que se te ha escapado, y que no tiene perdón, es ir a Ronda y no probar las Famosas YEMAS del TAJO (http://blogs.abc.es/media/yemas1.jpg), debes volver y probarlas, son un pequeño dulce que no olvidarás jamás.

Diego.

PD: Ya me gustaría apuntarme a alguna de esas rutas, esperemos que en 101 vez pueda coincidir contigo ;-)

Bego dijo...

Enhorabuena por el nacimiento de tu nuevo blog, seguiremos el recorrido de los 101 municipios, que estoy segura disfrutaremos todos. Un besazo

elba dijo...

Israel:Qué trabajo voy a tener ahora porque no puedo dejar de leer todo lo que escribes tú.Me ha gustado mucho el inicio de este blog.
Había empezado a hacer encaje de bolillos pero no se si tendré tiempo

Siempre trasciende tu particular estilo.Un abrazo.Agur.

Anonymous dijo...

Historia,cultura,gastronomía,paisajes y todo aderezado con estilo.Genial.
Esperamos impacientes los otros 100 pueblos.

Enrique dijo...

Me pregunto cual será la mejor época del año para visitar la belleza que encuentro(por lo que cuentas) en Ronda.
Qué frescura encontrar un blog así.

Israel Olivera dijo...

Gracias a todos/as: por vuestros elogiosos comentarios.,.

Enrique:
Sobrará decir que cualquier época es buena para visitar Ronda, pero creo, sin duda que primavera es excepcional. Un tiempo perfecto, sin mucho frío y sin mucho calor, los campos de la sierra verdes, lo árboles en flor...
Un saludo

bgs dijo...

Muy buena iniciativa Israel, te deseo lo mejor. Creo que este nuevo blog no solo nos enseñará nuestra propia provincia, sino que también nos dará una auténtica lección de nuestra tierra y, además, contada por un vasco. Gracias y felicidades.

Un saludo.

Benito

Yo también soy Israel B. dijo...

Creía que conocía Ronda pero veo que me he perdido infinidad de lugares por visitar. Cualquier día,y siguiendo literalmente tus sugerencias e indicaciones,por fin,la voy a conocer.En El Lecchuguita sí habíamos estado y todo rrrriquíiiisiiimo y bien de precio.
Oye,Israel esta especie de guía de viajes en formato blog muy especial me atrae.Y es siguiente es.......
Saludos.Sigue poniéndonos caramelitos en la punta de los labios.

antonia dijo...

Israel B., lo mismo me pasó a mí. Creía que conocía Ronda muy bien. Y menuda sorpresa...
Saludos.

Orutuellako dijo...

Me dan ganas de dar un saltito de nada . Sólo mil y pico Km,creo para visitar Ronda (todo se andará)
ZORIONAK por tu nuevo proyecto.Tiene la pinta tan buena como todo lo que tu escribes.Te sguiremos.Agur.

El Profe dijo...

Impresionante, Israel. De alucine. Gracias por poner a nuestra curiosidad esta ruta. Y que siga, para tu disfrute y el nuestro... Un abrazo.

Jon Mikel dijo...

El de ciencias que se va haciendo de letras siguiéndote.Vi Ronda una vez pero creo que no la vimos.Así lo siento al leerte ahora.Habrá que ir.
Zorionak por tu nuevo blog.Si tienes tantas visitas como en Las estaciones y los días ya será todo un triunfo.Viniendo de tu pluma así será y ya sabes que no te conozco en persona.
Mentxu y yo esperamos impacientes el siguiente pueblo.
Agur,Israel.

Anonymous dijo...

Vaya contundencia culinaria.Quiero creer que luego quemaremos alguna caloría pateando todo.Qué rico.
ME GUSTA.ME GUSTA.ME GUSTA.

Barakaldotik dijo...

Una buena amiga me había hablado de Ronda, de sus calles, rincones, arte y "tapitas" ( como veréis amiga gastronóminca tambien), pero esto es un LUJO, una guía turística para torpes. De seguir así te tendrán que subvencionar por el interés turístico que suscitan tus relatos.
Besis.

Israel B dijo...

Esperamos impacientes el pueblo de mañana.Ya falta menos.

Por lo menos ya sé de dos Israel en Málaga aunque seguro que habrá muchos más.
Esta semana vamos a Ronda.A ver si la veo de verdad.Ya lo contaré.Hasta mañana.

Juana dijo...

Israel:más de mil visitas en menos de una semana.Zorionak.Tiene tirón tu nuevo proyecto.Un abrazo.

Mentxu de Boroa dijo...

Israel:Blog que creas,blog visitadísimo.Es tu forma de contar tanto lo tangible como lo intangible.¿Ya te hemos visitado mil y pico en unos días?Enhorabuena.

Agur,Israel.
Mentxu.

Israel Olivera dijo...

Hola a todos/as:
Es un placer inmenso cxomprobar la buena acogida que ha tenido el blog. Desde mi posición y la de mi viajera acompañanate inseparable, Antonia, os tarsladamos nuestros agradecimientos.
Tocayo (a Israel B), espero que tras tu próxima visita a Ronda nos hagas tu propia crónica...

Un abrazos para todos/as

Anonymous dijo...

Fantastica guia, coincido contigo Ronda merece mas de un dia rapido corriendo viendo monumentos,yo aconsejo al menos tres,para el tiempo, verla de noche pasear un poco pos sus carriles, sobre todo el que cruza el tajo pos abajo.
AHH y una visita que te perdistes es el Museo del Vino de Ronda , a mi me encanto llegamso sobre las dos y descansamo en esa preciosa casa palacio tomandonos un vino de eso de Ronda , concretamente un rosado fresquito de Bodegas la Sangre con una gente muy agradable hablando de vinos de la tierra.
Lo recomiendo
http://www.museodelvinoderonda.com
http://www.bodegaslasangrederonda.es

Israel Olivera dijo...

Gracias por el consejoi, Anónimo:
Tomaremos nota del Museo del Vino de Ronda. En los viajes,creo, siempre hay que dejar algo por descubrir, para tener siempre la disculpa perfecta para volver. Añadimos a nuestra visita ese Museo del Vino y, más aún, ese paseo nocturno pos su calles una vez el sol caido por entre las sierras y mejor aún si es en verano...
Un abrazo

Israel B dijo...

Iba a hacer una especie de crónica pero nos limitamos a decirte que seguimos AL PIE DE LA LETRA tus sugerencias(bono de 8 euros incluidos)y lo vimos absolutamente todo,hasta lo que creiamos que conocíamos
Nos saltamos esta vez la Plaza de toros,y cambiamos EL lechuguita por bocata de la mochila porque ya conociamos ambas cosas.Hemos descubierto Ronda de nuevo,viviendo tan cerca y no te diría yo que esta semana tenemos algún día libre y quizá caiga Istán.
No se que pueblo sacarás el martes pero nos has lanzao al redescubrimiento de Málaga.
Se agradece esta forma de contar,la verdad.Saludos

Israel

Israel Olivera dijo...

Hola tocayo:

Me alegro de que el blog os haya sido útil en vuestra visita. Todas las aportaciones serán bienvenidas... Nuevos sitios donde comer o dormir, rincones, museos, obras de arte, lugares de esparcimiento...

Un cordial saludo...

Anonymous dijo...

Si Ronda de por sí es única vista y contada por ti mil veces única.
Saludos y a la espera de tu obsequio del próximo martes.

DOM dijo...

gracias loko te pasaste eres un buen guia turistico...sacare algunos lugares de interes para un trabjo de la universidad!

estudio turismo espero algun dia conocer esta linda ciudad

muchas gracias

Anonymous dijo...

Soy Rondeña y yo no lo hubiese hecho mejor!!Felicidades.
Recominedo además su Museo del Vino.

Lires - Lauris dijo...

Enhorabuena por este blog! Es fantástico! Te sigo!

Besos!
Laura
____________________________
http://viajealatardecer.blogspot.com
http://madridallabout.blogspot.com

Lires - Lauris dijo...

Enhorabuena por este blog! Es fantástico! Te sigo!

Besos!
Laura
____________________________
http://viajealatardecer.blogspot.com
http://madridallabout.blogspot.com

Marco dijo...

Antes de cada visita a algún pueblo de Málaga no dejamos de consultar tu blog y disfrutar con tus indicaciones y consejos. Muchísimas gracias por este fantástico itinerario que nos haces vivir. ¡ Eres un crack ! Enhorabuena.

EMILIO dijo...

El pasado sábado 16 visite la impresionante ciudad con mi esposa y mis hijos de 6 y 8 años, siguiendo sus consejos, y mi mas sinera enhorabuena.