RSS

53 FUENGIROLA: DE CARA AL MAR...

martes, 13 de abril de 2010

Cuenta la leyenda que en tiempos árabes, en las noches de luna nueva, cuando el cielo aparece oscuro y cerrado, tachonado sólo por el parpadeo de las estrellas, un astrónomo ascendía hasta la torre más alta del castillo fuengiroleño. Desde allí dirige su rudimentario telescopio hacia la Constelación de Argos y escrutaba el devenir del firmamento con la paciencia del erudito. Una de esas noches, desde esa torre de piedra divisó un parpadeo azulado, un titilar discreto, un temblor en el cielo. Ante sus ojos apareció la pequeña estrella Sohail. Alborozado comentó el hallazgo al emir y desde aquel instante, aquella población de pescadores que los fenicios habían llamado Suel, pasó a llamarse Sohail y con este nombre permaneció durante casi ochocientos años. Luego llegaron los marineros genoveses y el nombre cambió, pero esa es otra historia que contaremos más adelante.

La llegada

Hoy es un día ventoso, el mar riza sus espumas y agita la arena de las playas. Fuengirola, ciudad abierta al mar reclama el abrazo del viento y permite que la brisa marina, de intensos perfumes a salitre y a marisma, recorra las calles, casa rincón, con un ulular de querencias antiguas que antes ya escucharon los fenicios y los romanos y los visigodos y los árabes y los cristianos... Es un día peculiar, un día en el que se alborota la vida y los viandantes se sonríen ante la brisa de sales y soles. Fuengirola es una ciudad de pequeño tamaño y abierta al visitante. Sus diez kilómetros cuadrados escasos contrastan con sus ocho kilómetros de playa, lo que nos permite concluir que la ciudad fuengiroleña es alargada y espigada. El ayuntamiento ha puesto en marcha un sistema de aparcamiento de rotación para facilitar la movilidad de vehículos del que conviene conocer los precios y horarios. De lunes a viernes de 9:30-14:00 y de 16:30-21:00; los sábados de 9:30 a 14:00; y los domingos y festivos es gratis. Los precios son 0,40€ - 30 minutos (mínimo); 0,85€ - 1 hora; 2€ - 2 horas; 3, 15 - 3 horas (máximo). Estacionamos cerca del puerto marítimo y deportivo y cumplimos con nuestros deberes recaudatorios calculando el máximo tiempo que vamos a estar en la ciudad, añadiéndole un poco más y sabiendo que por la tarde es gratuito. Iniciamos la visita.

El Puerto de Fuengirola

Lo decimos, hoy es un día especial. Las habitualmente tranquilas aguas del Mediterráneo parecen haberse enfurecido y la naturaleza nos muestra un espectáculo poco usual en estos pagos. Así en el Puerto de Fuengirola observamos el espectáculo inusitado e hipnótico de las olas batiendo sobre el espigón exterior del mismo. Salpican las espumas blancas y hasta nosotros llegan las gotas mínimas del mar pulverizado. Las drizas golpean los mástiles de las embarcaciones, componiendo una sinfonía siempre inconclusa. El Puerto de Fuengirola se ha ganado, literalmente, al mar. Tiene forma rectangular, protegido por un gran muro exterior que hace las veces de espigón. Hacia levante se sitúa el Puerto Deportivo, en el centro y hacia poniente, el Puerto Pesquero. En el carril central de el varadero, que divide en dos las instalaciones portuarias se encuentran las nasas, redes y diversas artes de pesca. Hoy los barcos permanecen atracados, amarrados a puerto. Podemos imaginar en este mismo lugar, terciado el siglo XV, a los marineros genoveses faenando en estas aguas. Portaban unas embarcaciones a las que llamaban girolas y de ahí que llamaran al puerto de donde procedían Fuente de las Girolas. Las palabras fueron deformándose por el uso hasta formar el vocablo Fuengirola por el que todos conocemos a la ciudad. Otro dato más acerca de los nombres es el de boliches. Así se llamaban a los peces menudos, pequeños, y de ahí recibió el nombre el barrio fuengiroleño de Santa Fe de Los Boliches. Los barcos de pesca reposan atracados en el dique, unos contra otros, apretados, cabeceando proa y popa, como un caballo asustado dispuesto a lanzarse a la carrera. Sta. Gema, Hermanos Sánchez, Maricarmen, Los Galdeanos, Emilio Pomaire... son algunos de sus nombres. Asimismo, todos ellos poseen alguna referencia a la Virgen del Carmen, patrona de los marineros y que se celebra en el mes de julio con gran expectación en la localidad. Aparecen así algunas estampas, cuadros, dibujos... Quizá como los antiguos romanos llevaban referencias al dios del mar, Neptuno. Ya en el Puerto Deportivo se reparten los pantalanes de las embarcaciones de recreo y con ellas un amplio catálogo de bares, restaurantes, pubs, etc... En el mismo puerto se ofertan diversas posibilidades para disfrutar del mar como paseos en barco, paseos con avistamiento de peces y aves, pesca deportiva, y para los más osados también algunos deportes más adrenalíticos... Por su parte, el Club Náutico de Fuengirola (www.clubnauticofuengirola.com) posee una escuela de vela en la que poder desarrollar cursos de optimist, raqueros, windsurf y minicruceros, etc... Las ofertas y precios son muy variadas y en la propia página web del ayuntamiento podrán encontrar una amplia oferta.

El paseo marítimo

Contrasta el mar con los afilados edificios que se mantienen enhiestos, como auténticos farallones, rompeolas, acantilados, edificados a base de técnica por el hombre. Caminamos hacia poniente, dirección al Castillo de Sohail. Caminamos por el Paseo Marítimo, uno de los más largos y mejor equipados de Europa. Tiene, en su totalidad, ocho kilómetros de recorrido y forma un auténtico espectáculo de gentes y colores y olores y sabores al borde, constante, del mar. La oferta hotelera (cerca de 12.000 camas) se asoma a las playas fuengiroleñas, todas ellas consagradas con la Bandera Azul que otorga la Unión Europea por la calidad de sus aguas, arenas y servicios. Los restaurantes centran la oferta de comida internacional de todo tipo, gusto y color, y los chiringuitos de la playa centran oferta más autóctona con pescaíto frito, arroces excelentes pescados a la sal. Hoy baten las olas y los arenales se mantienen incólumes ante la bravía contumacia del mar. Los paseantes nos miramos y sonreímos ante el espectáculo y dejamos que las gotas atomizadas nos salpiquen el rostro. Caminamos con deleite, con despacio, con tranquilidad, disfrutando de cada paso. La distancia, aunque larga, es perfectamente salvable. Hay bancos por doquier y distracciones varias, además se realiza todo el tiempo por un trazado recto, sin cuestas... Es muy recomendable dejarse llevar por la distancia. De cuando en cuando descendemos hasta la arena. El mar ruge y el agua aún está fresca, pero se agradece. Continuamos. Aún en estos días ventosos, el Paseo Marítimo de Fuengirola proporciona una caminata de carácter excepcional. Los amantes de la bicicleta o de los patines también tienen la oportunidad de disfrutar, ya que a todo lo largo del paseo se halla habilitado un perfectamente señalizado carril bici. Llegan hasta nosotros los perfumes de los espetos, de las brasas, que se confunden con los del mar y los de la arena y el salitre en una combinación única, casi marca registrada del litoral malagueño.

El Castillo Sohail y su parque

Caminando llegamos hasta la pasarela que cubre el río Fuengirola y que con sus tirantes ya se ha convertido en icono de la localidad. El Castillo Sohail se sitúa en lo alto de un promontorio, oteando el mar en la lejanía. Grupos de jóvenes se solazan sobre la arena, acompañados por el permanente sonido del mar. Para ascender hasta el Castillo existen dos posibilidades. La primera de ellas, es continuar por el paseo, bordear el cerro del castillo y llegar hasta la fortificación a través del parque que se extiende a sus pies. La segunda se encuentra después de cruzar la pasarela, caminar hacia la derecha, junto al río, y allí se observará una entrada que indica Parque del Castillo. Nosotros optamos por ascender por el camino del paseo y descender por el camino junto a la pasarela. El castillo se encuentra rodeado de un extenso parque donde poder tumbarse sobre la hierba a descansar y reposar un tiempo sobre alguna de sus terrazas. En el mismo se hayan las excavaciones arqueológicas de unas serie de tumbas fenicias y de la que, probablemente, fue ciudad romana de Sual. Al castillo se accede por la puerta trasera del edificio, así que si el visitante sube y se encuentra la puerta principal cerrada sólo tiene que rodear la fortificación. La entradas para adultos cuestan 3 euros y para niños 2 euros. Está abierto de lunes a domingo con horario ininterrumpido de 10:00 horas a 19:45 horas. Nos encontramos, en el interior, con una boda. El novio y la novia se fotografían en el interior, en las almenas, en la puerta... El Castillo Sohail ha sido construido y destruido en varias ocasiones, originariamente edificado por los fenicios (junto a una fábrica de salazones) lo utilizaron también los romanos y los árabes, y se usó como bastión defensivo en la Guerra de la Independencia contra los franceses. En la actualidad, está reconstruido y se utiliza para la celebración de diferentes eventos sociales y culturales, entre ellos, el mercado medieval que reúne a numeroso público en su celebración a mediados de agosto y en el que se desarrollan talleres de diversa índole, se incluyen puestos artesanos, gastronómicos, etc... En el que pretende ser un auténtico viaje al pasado. Desde el Castillo Sohail se tienen unas vistas espléndidas del Mediterráneo, hacia levante, el núcleo de Fuengirola, con Mijas pueblo al fondo. Hacia poniente, el Mediterráneo en todo su esplendor... Pasemos por las almenas del castillo, nos fotografiamos junto a los cañones, nos sentamos, contemplamos el Mare Nostrum, respiramos el aire salitroso que nos trae la brisa...

La comida

Aún nos quedan por visitar vario lugares destacados de Fuengirola, pero las horas se nos han echado encima y optamos por hacer una parada para comer. En el Paseo Marítimo hemos visto un restaurante-chiringuito donde ponían pescados a la sal, así que no lo pesamos más. Se llama Rte. Bar Playa Antonio y ofrecen una amplia oferta de pescaíto frito, de pescados a la sal, mariscos, arroces etc. Optamos por compartir, así que pedimos 2 botellines de agua, 1/3 cerveza, 1 ensalada de pimientos (6 euros), 1 gambas al pil-pil (7,80 euros), 1 cazón en adobo (6,80 euros), 1 dorada a la sal mediana (22,26 euros), 1 helado. Total: 51, 44 euros. El pescado a la sal (en este caso dorada, pero podría haber sido lubina o besugo, etc...) te lo muestran en la mesa antes de prepararlo (tiene buena pinta) y lo hacen en el momento. Degustamos los aperitivos, charlamos entre el sol y la sombra. El restaurante está casi lleno. A la hora de servir el pescado a la sal, Rafael, el camarero, nos muestra sobre un cajón de madera la costra que lo envuelve. Allí mismo quita la sal que lo recubre, despieza el pescado y nos lo presenta en la mesa. Está muy bueno, también la conversación. Lo degustamos con deleite y tomamos fuerzas para continuar la caminata.

Más Fuengirola

Hemos optado por caminar y en Fuengirola, con un poco de brío, se puede llegar andando a todos los lugares. El paseo entre sus calles o al borde del mar siempre resulta estimulante. Si se viaja con niños, visitar el Parque de Poniente es ineludible. Es una zona próxima al castillo Sohail equipada con diferentes juegos infantiles que han adquirido la forma de barcos, galeones, carabelas... El suelo tiene aspecto ondulado y es de color azul, asemejándose al mar. También hay un chiringuito con aspecto de faro en el que poder tomar un refresco. Desde el Parque de Poniente, por la Avenida Condes de San Isidro se llega hasta el Parque del Norte, donde se ubica el ayuntamiento. Junto al ayuntamiento podemos hallar el Museo de Historia de la Ciudad, que encontramos cerrado pese a que en un prospecto se nos indica que está abierto de lunes a domingo en horario de mañana y tarde. En la puerta se nos indica que el horario ha cambiado, ahora la apertura del museo es de martes a sábado de 11:00 a 13:00 horas. Otra vez será. Detrás del ayuntamiento de la localidad, en la avenida Camilo José Cela, se encuentra otro de los activos turísticos de Fuengirola, su zoo. Aunque es conocido como Zoo de Fuengirola, en el mes de marzo de 2010 cambió su nombre a Bioparc Fuengirola. Como indica su página web "Bioparc Fuengirola abandera un nuevo modelo de zoo basado en el respeto a la naturaleza y la preservación de sus especies, un modelo que ya se ha convertido en referente a nivel europeo. Hablar de Bioparc Fuengirola es referirse a un concepto diferente de zoo. Un parque zoológico en el que los animales conviven en una recreación de su hábitat natural que favorece su desarrollo a todos los niveles. Visitarlo es adentrarse en un auténtico documental sobre los más profundos bosques tropicales". Dentro de sus actividades organizan una única en Europa: las visitas nocturnas guiadas. En su página se pueden encontrar todos los servicios que se ofrecen, los diferentes hábitats, las especies que lo habitan, etc... El precio de la entrada es de 15,90 euros para los adultos y 10, 40 para niños y pensionistas. n grupos mayores de 25 se realiza un descuento. Las entradas se pueden adquirir en las taquillas del Bioparc, en hoteles y en agencias de viajes. El parque abre todos los días del año desde las diez de la mañana. Es, sin duda, una oportunidad excepcional para conocer la flore y fauna dentro de una hábitat abierto y controlado.

Despedida

Nos dirigimos, de nuevo, hacia el Paseo Marítimo. Caminamos despacio, sintiendo ya entre las callejas más antiguas de la ciudad el perfume del salitre en el viento. Se abren la playa y el mar ante nuestros ojos. Descendemos hasta la arena, nos descalzamos y nos sentamos. Dejamos que el Mediterráneo nos inunde con sus esencias, con sus olores y sus sabores, con el salitre sobre la piel. Sonreíamos y dejamos que el sol vaya cayendo por poniente.

Información turística y enlaces de interés

La agenda de actividades de Fuengirola es apretada, pero hay dos eventos que nos inexcusables. Uno de ellos las fiestas en honor a la Virgen del Rosario y otro La Feria Internacional de los Pueblos.
La Feria Internacional de los Pueblos: Se celebra entre los meses de abril y mayo desde 1994, es un evento consolidado en la Costa del Sol y hasta él se acercan miles de visitantes todos los años. Tal y como reza la página web municipal: "La vuelta al mundo en cuatro días se hace posible visitando este evento. Música contagiosa e interactiva, tocada por grupos auténticos, desplazados expresamente desde sus lugares de origen. Platos deliciosos preparados con todo el sabor y color que nos transportan, a través del paladar, a comunidades y países distantes. Bebidas exóticas, sabores intensos propios de cada cultura. Exposición y venta de productos típicos...". (Nota: Fotografía extraída de la página web del Ayuntamiento de Fuengirola)
La feria y fiestas de la Virgen del Rosario: Se celebran entre el 6 y el 22 de octubre en honor a la patrona de Fuengirola y alcaldesa perpetua, Nuestra Señora la Virgen del Rosario. El evento se desarrolla en el recinto ferial fuengiroleño y el tipismo andaluz es una constante que va más allá para transformarse en una realidad. Gastronomía tradicional, comidas y bebidas típicas, cante y baile y música son sus características principales.
Enlaces de interés: Tomamos como referencia la página web del Patronato de Turismo de la Costa del Sol y la web municipal de Fuengirola. A ella hay que añadir la ya citada del Bioparc y la web personal y de servicios Un Sol de Ciudad .

Este blog queda abierto a los comentarios, anotaciones, opiniones que los navegantes deseen realizar. Nos vemos en El Color Azul del Cielo.

7 comentarios:

Nekane dijo...

Me seduce ese paseo por la playa y el Paseo Marítimo en un día de mar algo bravía y sintiendo los olores
del mar,el pescaíto frito y es espeto.Me iría hasta el castillo se Sohail (curioso el origen de su nombre) y permanecería un buen rato allí comtemplando y dejándome llevar...y luego:
¡a comer!
Qué colorida y sugerente la comida.
Una sorpresa,Fuengirola.Sí, señor.
Un abrazo,Israel un martes (hoy y trece)más.

Israel Olivera dijo...

Hola Nekane:

La verdad es que fue una visita muy sugerente. Las playas de Fuengirola, habitualmente tranquilas, estaban batidas de manera constante por el viento y por el mar, lo que nos ofreció una imagen distinta de la usual. El pescado a la sal, por cierto, estaba muy bueno.

Saludos desde El Color Azul del Cielo

reimon dijo...

Decir que en Fuengirola, los sábados por la mañana, en el recinto ferial, hay un rastro maravilloso de antiguedades y todo tipo de objetos usados que ya quisiera para sí el mismísimo Rastro madrileño. Recomendabilísimo para todos los amantes del coleccionismo, el husmeo, la ganga, la sorpresa y el detalle.
Un saludo

reimon dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Juana dijo...

Pasamos de 50000.AUPA ESA CUADRILLLA VIAJERA.
Aupa,Isra por motivarnos tan FERVIENTEMENTE.

Begoña dijo...

¡ Si que está bravo el mar !resulta extraño en el Mediterraneo como tú muy bien dices.

Mentxu dijo...

Israel:Gracias a ti nos hemos hecho casi malagueños.
Esta Semana Santa hemos hecho una ruta genial que iremos contando.
Zorionak por la gran afluencia de visitantes a tu página.Lo merece.
Un saludo desde Boroa "un poco"más al Norte.
Ah! la gastronomía malagueña es tan peligrosa como la vasca,Isra.
Lo que tengo que correr ahora.